5 Claves para tocar correctamente el clarinete Deja un comentario

5 Claves para tocar correctamente el clarinete

La postura a la hora de tocar el instrumento es imprescindible, sea cual sea. En este caso vamos a analizar la posición del cuerpo del instrumentista o clarinetista, la fuerza que se ejecuta con los dedos, la embocadura y la respiración. En este post te resumimos las 5 claves para tocar correctamente el clarinete. Además aquí te recomendamos algunos clarinetes para empezar, baratos o otros clarinetes en permanente oferta y con una buena garantía 

1. Posición del Cuerpo

La cabeza del clarinetista debe de estar derecha y recta, formando un ángulo de unos 90º con los hombros, sin que exista ningún tipo de desviación. Las piernas se deben de tener un poco separadas y ofreciendo de forma uniforme el peso en ambas piernas y pies. La postura ante todo debe de ser cómoda. A partir de aquí el instrumento debe de formar un ángulo de 30 o 45 grados en relación con nuestro cuerpo.

2. Los dedos

Los dedos son la sujeción del instrumento y en muchas ocasiones nos hacemos daño por tensiones y no relajarlos en tantas horas que se toca. El peso del instrumento se apoya sobre el pulgar de la mano derecha, aunque si utilizas un clarinete de zurdos será del contrario y sobre la embocadura. En el pulgar de la mano izquierda es frecuente que se haga uno daño por apretar demasiado, es por esto que se debe de tocar delante de un espejo y estar pendiente de si se ejecuta mucha fueza con él.

Un truco es ver si las yemas de los dedos están amarillas o marcadas por los anillos del clarinete, si es así es que apretamos demasiado

El clarinete suena con tapar los agujeros, no hace falta apretar, hay que taparlo con suavidad y ahorrarnos así tensiones y esfuerzos que solo nos pueden hacer daño, además de poder estropear algunas llaves por la presión excesiva que se ejerce en ellas.

Otro error que vemos normalmente es levantar demasiado los dedos, ya que mientras más se levanten más tardaremos en taparlos y por tanto más difícil es tener rapidez.

3.- Embocadura

La embocadura es una clave imprescindible y que para muchos clarinetistas profesioanles es tema de conversación y discusión.

En primer lugar hay que clavar los dientes frontales de la mandíbula superior en la boquilla, es por esto que se puede poner un compensador. El labio inferior tiene que forrar los dientes de la mandíbula inferior. La caña o lengüeta tiene que aguantarse sobre el labio inferior. La función del labio de arriba no es de cerrar embocadura sino de aguantar para que no se escape el aire. El labio inferior tiene que estar estirado y una forma muy útil es como forzar una sonrisa. Nunca se pueden hinchar las mejillas o los carrillos.

No se puede hacer fuerza con la boca, solo colocar los dientes y labios de manera que el aire no se salga.

4.- Respiración

La respiración dafragmática la tenemos que dominar para tocar este instrumento, que es la que usamos cuando dormimos.

a) Hinchar la barriga

b) Expulsar el aire y desinchar la barriga como si fuera un globo.

Se puede hacer estirándose en una superficie mas o menos dura y colocándose un libro en la barriga. Si el libro se levanta cuando cogemos aire se está haciendo bien.

Hay que trabajar muy mucho la presión y la dirección de la columna de aire.

Una buena técnica de respiración fundamental para tocar el clarinete. El tipo de respiración que utilizamos se llama respiración diaframática, que es la que usamos cuando dormimos. Básicamente se trata de bajar el diafragma cuando cogemos aire («hinchar» la barriga antes del pecho) y cuando lo expulsamos, la barriga tiene que desinchar como si fuera un globo. Una buena manera de trabajar esto es estirarse en una superficie más o menos dura, con la espalda recta y un peso encima de la barriga. Si el libro se levanta cuando cogemos aire, estamos haciendo bien las cosas.
Una manera muy fácil de hacerlo consiste en poner un globo en la parte inferior de la boquilla e intentar hincharlos sin inflar las mejillas (necesitamos un espejo). Cuando salga bien, ponemos la caña e la boquilla e intentamos hacer sonar la boquilla al final sin hinchar las mejillas. Las primeras veces, hinchad y desinchad el globo unas cuantas veces antes para hacerlo mas facil, Cuando este dominado, usar globos mas pequeños.
Para trabajar la dirección, coged una pajita de refresco o zumo y, respirando de forma correcta, haced como si tocaseis el clarinete.

5.- Tener un profesor que valore tu trabajo

Es indispensable que tengáis un profesor que os guíe y de esta manera siempre trabajéis el instrumento en la dirección adecuada. Es muy probable que si no tenéis esta ayuda se pueden viciar cosas que hacen que no funcionemos y nos aburra el instrumento.

Una guía de un profesional es tan importante como el trabajo diario en el instrumento.

Asiduamente organizamos clases de clarinete en nuestras escuelas de música, entérate y matricúlate:

Nuestra escuela de música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *